LUGARES MAGICOS DE ARAGON – INTRODUCCION –

La connotación de la palabra magia no viene a significar en todos los casos “algo” no real y perteneciente al mundo de la fantasía, sino más bien se podría enmarcar en el aspecto de ser unos hechos reales sin aparente explicación, escapándose de las leyes que rigen la naturaleza.

Siendo esto así en este vasto territorio aragonés, podremos encontrarnos con manantiales milagrosos, santuarios y grandes rocas utilizadas en antiguos cultos ancestrales, donde la tradición popular y no un servidor les ha otorgado el grado de lugares mágicos y milagrosos.

Los inicios de estas creencias los podemos encontrar posiblemente en las primeras migraciones humanas que entraron en la península atravesando la barrera natural pirenaica, donde se asentaron y empezaron a darle forma a este viejo reino. Debido a la afluencia de distintos pueblos, en estos éxodos se generaron el nacimiento de nuevas culturas al mezclarse entre ellos, absorbiendo los unos y los otros las creencias mágicas de las que eran portadores y acrecentando la riqueza de estas últimas.

En LUGARES MAGICOS DE ARAGON, fiel compañero de camino, describo un nutrido grupo de lugares donde lo mágico se hace palpable en cada uno de los rincones mostrados, dando al lector una perspectiva viajera diferente y donde el camino lo hará usted, con su propio andar, amigo lector.

Este libro está construido con la idea primordial de viajar, por ello lo he agrupado por “rutas” y por cercanía entre los lugares a visitar, para quien se decida a visitarlos pueda en una jornada vivenciar varios de estos lugares sin tener que hacer gran cantidad de kilómetros. No obstante si lo de viajar no es para usted, le invito a que se acomode en la butaca de su casa y se pierda en sus líneas, podrá también viajar con sus imágenes, al ser un libro generoso en este aspecto.

Para concluir, se dará cuenta amigo lector, que se ha intentado facilitar al máximo el acceso a los lugares, ya sea con leyendas explicativas existentes al final de cada recorrido, orientando lo mejor posible de cómo llegar a los sitios, o bien para los amantes de las nuevas tecnologías, se han colocado las coordenadas GPS de cada enclave, para que de esta manera, se facilite al máximo la labor de encontrarlos.

Amigo lector, atrévase a iniciar el camino, le aseguro que no quedara defraudado. Este libro le dará la posibilidad de “tocar” la magia de cada uno de los rincones descritos.

En este BLOG continuación del libro LUGARES MAGICOS DE ARAGON describo en pequeños resúmenes “otros” lugares mágicos de esta ancestral tierra, en un afán de darle una continuidad al libro y de mantenerlo vivo, ya que por espacio no se han podido incluir todos ellos, al ser este un territorio muy rico en este aspecto.

BUEN VIAJE.

22.5.16

Un deseo en Tella


En esta ocasión nos acercamos hasta la población altoaragonesa de Tella, para conocer una tradición muy especial y desconocida, incluso para algunas de las gentes de los valles colindantes a Tella, que tiene como función, poder pedir un deseo a la Virgen de la Peña, una de las ermitas existentes en las cercanías de la población.

Como pequeño apunte diré, que esta ermita, junto con la de la Virgen de Fajanillas y la de San Juan y Pablo, se colocaron en esta zona del Pirineo, por unas creencias muy arraigadas en la zona, donde se decía que en el entorno del pueblo de Tella, había mucha influencia del maligno y, toda esta manifestación negativa venia de un peñasco llamado “El Puntón”. En sus estribaciones, se levantaron estos pequeños templos románicos, para intentar deshacer estas emanaciones de energía negativa que fluían de este peñasco rocoso. Esto que aquí expongo, no es gratuito, ya que sobre el año 1500, hubo una infestación de posesiones demoníacas en esta pequeña zona pirenaica, donde tal cual está recogido por la Santa Inquisición, las poseídas, ladraban como los perros y se comportaban como tales; se les llamó “las ladrantes”

Volviendo a la ermita de la Virgen de la Peña diré, que cuando el caminante comience el tránsito por estas tres ermitas, deberá coger una piedra pequeña al principio del camino, que le quepa dentro del puño, visitar las ermitas que encontrará en el camino rezando un padrenuestro y una avemaría (La ermita de san Juan y Pablo, Fajanillas Y la de la Peña, por este orden), cuando lleguen al último templo (la de la Peña) se dejará la piedra con la que ha realizado el camino, en la ventana existente dentro del templo junto a otras ya depositadas, rezar lo acordado y tras ello pedir el deseo; dicen que lo anhelado se cumple.

Antaño, se pedían bendiciones, protección de todo mal, sanar enfermedades… no se que podrá pedir usted hoy en día, pero por intentar un imposible no hay ningún problema, igual se sorprende y se cumple; además, ya solo por el fantástico entorno que podrá contemplar, merece la pena realizar todo este sacro trayecto.